PROACTIVA OPEN ARMS

viernes, 4 de marzo de 2011

La profunda búsqueda de valor de Carrefour

Los inversores que busquen oro en Carrefour es posible que sólo saquen cieno durante un tiempo.
Algo que quedó patente el miércoles con la caída del 3,9% sufrida por las acciones de la empresa de supermercados francesa tras la reacción poco entusiasta de los inversores a los detalles sobre los planes de segregación de Carrefour.
  La compañía confirmó a última hora del martes que pretende seguir adelante con la escisión del 100% de Dia, la cadena mayoritariamente española de supermercados de descuentos de la que es propietario desde hace una década, y del 25% de sus activos inmobiliarios europeos.
  Los accionistas esperaban que la reestructuración aportase un cuantioso dividendo en líquido. En cambio, obtendrán acciones en dos nuevas entidades cotizadas. De hecho, Fitch Ratings puso el ráting crediticio A- de Carrefour en perspectiva negativa porque el minorista no prevé usar la escisión para reducir su deuda.
Royal Bank of Scotland calcula que el valor de las nuevas acciones sumará un 20% al actual valor financiero de Carrefour. Pero este quedará compensado por la dilución del 14% de los beneficios del grupo estimada para este año a consecuencia de las escisiones. Esto se traduce en una mejora de sólo el 6% (dos euros por acción). Parece justo si se tienen en cuenta los resultados de Dia.
  La segragación de Dia sería más razonable si fuese un negocio sólido que asegurase una prima sustancial sobre el sector minorista europeo. De hecho, las acciones de otros grupos de bajos precios, que, como Dia, venden una pequeña gama de alimentos de marcas en su mayor parte blancas, están superando al sector minorista de la alimentación con múltiplos de casi 10 veces los beneficios antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (Ebitda).
Pero la evolución de las finanzas de Dia es bastante inferior que la de sus competidores. Carrefour registró una caída del 0,7% en las ventas comparadas en 2010 y sus tiendas han perdido cuota de mercado. Además, los márgenes operativos de 2010 no superaron el 2,1%, según cálculos de RBS, frente al 7% de la cadena de descuentos belga Colruyt.
  Dado que otros grupos se mantienen en un mínimo del 5%, no se descarta que Dia cotice por debajo de ocho veces el Ebitda de 2011. Aunque, según RBS eso supera a la cifra de Carrefour, que cotiza a 5,4 veces el Ebitda de 2011, el dato está por debajo de las expectativas de los inversores.
Por si fuera poco, segregar un 25% de los 10.400 millones de euros de los activos inmobiliarios europeos de Carrefour para crear una nueva compañía no tiene por qué ser sinónimo de creación de valor. Carrefour no parece proponer una estructura con ventajas fiscales, en parte porque eso supondría ceder demasiado control de sus ingresos por alquileres.
  No obstante, Carrefour todavía no ha anunciado el nivel de apalancamiento de la empresa inmobiliaria, lo que podría afectar a los beneficios. Ahora que las acciones de Carrefour vuelven a los niveles registrados a finales de enero, fechas en las que el grupo anunció la posible reestructuración, cuando este jueves los directivos del grupo presenten los resultados de 2010, resultará muy difícil convencer a los accionistas de las buenas perspectivas de la empresa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario