PROACTIVA OPEN ARMS

martes, 26 de abril de 2011

Carrefour is different !!!

 Un amigo del blog nos ha enviado una noticia realmente inquietante. Ya sabemos de como se las gastan en Carrefour pero esto ultimo, nos ha dejado un poco descolocados. Resulta que en una chica invidente y su novio llegan al Carrefour y no dejan entrar al perro guia de la chica. la pareja indignada tiene que llamar a la policía y personarse esta para que el responsable se "baje los pantalones", por supuesto sin pedir siquiera disculpas... ( esto ultimo no nos extraña nada).


Os pongo el enlace:

http://unvasco-en-madrid.blogspot.com/2011/04/desencuentro-con-mi-peluda-en-el.html

y el texto integro, aunque os aconsejo que os vayais al enlace, donde podeis ver los comentarios:

Abro la semana de la mejor forma posible: Encabronado.

Por fin lo que tantas veces había oído decir que pasaba ha pasado: Nos prohíben la entrada en un sitio por ir con perro guía. Lamentablemente para Carrefour, finalmente ejercimos nuestro derecho a gastarnos las perras en sus instalaciones... oh wait!!

El caso es que el sábado por la mañana íbamos al citado Centro comercial a ver las fuentes que tienen (LLevamos mirando fuentes tres semanas para decorar la terraza, y nos habían dicho que ahí había unas cuantas también) cuando resulta que al entrar al centro comercial nos detiene una chica y nos pregunta a ver si le mostrábamos el carnet del perro. (Otra vez!! pensé yo, pues en varios centros comerciales se suelen poner tontos cuando ven entrar a un perro... pero generalmente es citar a la policía y de repente todo es seda) A la chica le explicamos que el carnet de perro guía está tramitándose (cosa que es rigurosamente cierta) y que no se lo podemos enseñar, a lo que nos responde: "Y el chaleco?". Aquí mi novia le indica claramente a la chica de seguridad que el perro es un perro guía, le enseña el arnes y le dice que la chapa que lleva el perro está rota pero la lleva en la cartera... La chica lo único que quiere ver es el puto chaleco y la cartilla.

Aquí ya uno se mosquea, porque un perro guía no lleva chaleco a menos que tenga 1 año de edad y no sea perro guía, sino "proyecto de". De modo que le decimos a la chica que no hace falta ni carnet ni chaleco, que el perro es guía y que mi novia tiene DERECHO a entrar con el perro (el perro no tiene ningún derecho, es mi novia la que tiene el derecho XD).

A lo que se acerca un guardia de seguridad a decirnos que de ninguna manera el perro pasará a menos que tenga chaleco y carnet.

Hasta aquí más o menos lo normal, se niegan a que entre el perro... pero aquí difiere del resto de casos del mundo, porque amenazando con que viene la policía suelen entrar en razón y dejarnos entrar en todos los sitios... menos en Carrefour.

Aquí el guardia se pone a decirme "llama si quieres". A lo que respondimos con una llamada a la policía y esperando en la entrada a que se personara... De mientras, a poner una hoja de reclamaciones y también a pedir identificación a la chica que me ha impedido la entrada... no quiere identificarse... si tan bien está haciendo su trabajo no entiendo por qué no se quiere identificar (me dice su nombre, pero nada más...) así que nada, Adriana la de seguridad.

Pasada la media hora desde que llegamos al centro comercial, se persona la policía (municipal de Madrid) a resolver el altercado. Le explicamos la situación y la policía les pide a los de seguridad que llamen a su responsable para que baje. A lo que ellos contestan que el responsable está ocupado y no puede bajar.

Los dos agentes, muy amablemente nos dicen que ellos no se han visto en 15 años en ninguna situación parecida, y que no saben la regulación vigente, y el centro comercial tiene su propio equipo de seguridad así que ellos no pueden obligarles a dejarnos entrar... Todo parecía perdido, había que darse la media vuelta y para casa... Pero al policía se le ocurrió llamar a la central y preguntar.

En la central le constatan, que lo que tienen que comprobar es que mi novia sea invidente, y el perro lazarillo (Y eso se identifica mediante el arnes y la chapa), ni carnets, ni chalecos ni p*llas, de modo que tiene que bajar el responsable de seguridad ahora mismo... Y se pone en camino: Ahora sí que pueden obligarles a dejarnos entrar.

En esto que llama la madre de mi novia y era tal la tensión y los nervios que la pobre no puede ni hablar por teléfono con su madre y se echa a llorar. En este punto yo quería matar a alguien, como es lógico...

Al de 10 minutos o así, baja el responsable de seguridad y se pone a hablar con los policías, yo no escucho lo que están diciendo porque están a dos metros y justo PSB me llama.. por supuesto en la llamada telefónica me preocupo de decirle en un tono bastante alto que "Algún impresentable nos impide el acceso a Carrefour"... espero que el impresentable en persona me oiga.

En este punto el responsable termina de hablar con la policía y yo pensaba que se iba a pirar sin decirnos ni mú (yo ya me estaba calentando) a lo que viene y nos explica que él las instrucciones de la central eran esas y que no actuó de mala fé... De muy malas maneras le digo que lo 1º acepto sus disculpas por habernos hecho esperar una hora (Él por supuesto, no se disculpó) y que no había derecho, que si no conocen la regulación actual no es mi problema, pero que no pueden tener a la gente una hora esperando y la policía a expensas de sus caprichos... (Digo yo, que si un responsable de seguridad se entera de que la policía va a llegar a su establecimiento, debería de haberse personado ANTES de que la policía llegara... no sé si este impresentable se piensa que es el presidente del gobierno o quien coño se piensa que es...)

Aquí por supuesto yo ya estoy muy nervioso y respondo de muy malas maneras, aunque siempre sin insultar ni faltar al respeto a nadie, es mi tono lo que da a entender que estoy de muuuy mala ostia.

Termino diciéndole que no sé si sabrá pero las multas por no dejar pasar a un perro guía son bastante fuertes, y vamos a seguir adelante con la denuncia, espero que les caiga una buena multa para que "la central" se entere de cómo operar en estos casos y no le pueda pasar a nadie en el futuro.

Al final conseguimos comprar en el Carrefour, y por supuesto, ese mediodía llegar tardísimo a comernos la paella de mis suegros.

PD: Como dije en mi anterior entrada, ésta va dedicada a mi perra, pero no como yo pensaba :(

EDITO: Mis más sinceros agradecimientos a todos por vuestro apoyo (o vuestras críticas!) y me alegra que esta noticia se difunda, simplemente para que esta actitud se vaya erradicando poco a poco y cada vez más veamos a un perro guía como la cosa más normal del mundo, una prolongación del cuerpo de un invidente y algo por lo que dar gracias todos los días a la once y a las escuelas de perros guías de todo el mundo ("Mi Vinca" viene de América) por facilitarle la vida a las personas invidentes.

EDITO2: A tenor de las críticas recibidas por entrar a comprar a pesar del incidente en la puerta con la gente de seguridad me gustaría aclarar que:

Cada uno tiene la moral y las ideas propias que quiera, y las nuestras son que si montas un pollo para poder entrar en un establecimiento, es PARA entrar en el establecimiento. Lo contrario sí es ganas de buscar follón por buscar follón, si después de todo coges, te das media vuelta y te vas. No tiene sentido. Hago la compra semanal, miro las fuentes (que por supuesto no he comprado ahí) y me voy para mi casa para no volver. ESO creemos fue lo correcto y a día de hoy seguimos creyendo que lo sea.

3 comentarios:

  1. que se puede esperar de esta panda de hijos... dentro de poco seguro que no dejan entar a un minusvalido por la silla de ruedas.

    ResponderEliminar
  2. Sigo pensando que, si me tratan así en un establecimiento, voy a gastarme mi dinero en otra parte. Les meto una reclamacion pero no les doy a ganar un duro.
    Un saludo

    ResponderEliminar