PROACTIVA OPEN ARMS

jueves, 11 de agosto de 2011

LA UCE NOS DA LA RAZON, EL FORMATO-TAMAÑO AHORRO-TRAMPORRO DE CARREFOUR ES ILEGAL.

En ocasiones, los “envases ahorro” son más caros que los pequeños y es una práctica ilegal anunciarlos como formato ahorro.
UCE: Union de Consumidores de Extremadura

FORMATO… ¿AHORRO?

Uno de los principales criterios en el que basamos la elección de cualquier tipo de producto es el precio. La calidad tiene un papel determinante, pero si sospechamos que, por ejemplo, dos marcas distintas de detergente tienen una calidad similar, normalmente vamos a elegir la más barata. Y ni que decir tiene que si esa marca ofrece varios formatos con iguales características, elegiremos el de menor precio.
Por eso, cada vez es más frecuente leer frases como “formato ahorro” o “envase ahorro” en los paquetes de mayor tamaño de todo tipo de productos. Es verdad que su elección implica un mayor esfuerzo por nuestra parte al cargar el carro y una mayor necesidad de espacio de almacenaje en casa, pero su precio, sensiblemente más bajo, nos hace pensar que realmente merece la pena esos pequeños inconvenientes.

Nuestro estudio
La mayoría de nosotros tenemos más o menos claro, entonces, que a mayor tamaño de un envase, menor precio. Pero, ¿es realmente así en todas las ocasiones? Para comprobarlo hemos visitado varios grandes supermercados con presencia en nuestra región, El Corte Inglés, Carrefour, Eroski y Mercadona. En ellos, hemos comprobado el precio de cientos de artículos que ofrecen la posibilidad al consumidor de comprar distintos formatos de envases para llegar a una conclusión muy clara: la leyenda “formato ahorro” impresa en muchos de los formatos de mayor tamaño no siempre es cierta.

Comparar el precio de dos envases del mismo producto pero de distinto tamaño no es tarea sencilla. Porqué, la operación se complica cuando los envases no tienen pesos "redondos”. Si el paquete pequeño de arroz pesara 400 gramos y el grande 750, ¿cómo sabríamos si resulta más rentable uno u otro?. Necesitaríamos llevar pegada a nosotros una calculadora. Pero, afortunadamente, y para facilitar la tarea al consumidor, existe una norma que obliga a los supermercados a marcar cada producto, además de con el precio de ese formato concreto, con el precio “por unidad de medida”. Así, podemos saber fácilmente qué tamaño es más rentable comparando, no su precio concreto, sino el del kilo o el litro de producto.

No tanto ahorro
Cuando hacemos este ejercicio llegamos a la conclusión de que esa creencia que tenemos tan arraigada de “mejor comprar el tamaño mayor porque sale más barato” es, en ocasiones, absolutamente falsa. Aunque debemos tener claro que esta práctica es perfectamente legal. Los empresarios tienen total libertad para fijar el precio al que venden sus productos, por lo que nadie debe pensar que nos están engañando. Es nuestra responsabilidad fijarnos bien en el precio de los productos que compramos y elegir en consecuencia. Pero sí sería ilegal anunciar expresamente como “formato ahorro” un tamaño de envase que, en realidad, es más caro que otro. Y eso sucede, al menos, con el pan de molde con corteza marca Carrefour y con el paquete de dos kilos de arroz SOS, aunque con diferencias significativas. En el segundo caso, el fabricante envasa dos kilos de arroz y lo etiqueta como “Formato ahorro” dando por sentado que el vendedor, que es quien finalmente fija el precio de venta al público, lo va a poner más barato que los formatos de medio y un kilo. Sin embargo, como vemos en la tabla, este envase grande es más barato que el de kilo, pero sensiblemente más caro que el más pequeño. Es decir, que es más barato comprar cuatro paquetes de medio kilo que uno de dos. Aunque, insistimos, el fabricante, a priori, no pueda saber si el vendedor va a respetar su iniciativa.

Otro caso completamente diferente es el del pan de molde Carrefour. Si quien determina el envasado y las leyendas que en él figuran es Carrefour y quien fija el precio de venta al público del producto es Carrefour, deberían cumplir lo que aseguran en el etiquetado y vender ese formato a un precio inferior al de otros. Sin embargo, el kilo de pan de molde es más caro en ese “envase ahorro” de 820 gramos que en el pequeño de 600. En este caso, estamos ante un claro ejemplo de publicidad engañosa, que es definida por la ley como aquella que “induce o puede inducir a error al consumidor” y, en consecuencia, podría ser denunciada. En Eroski y El Corte Inglés, sólo sucede lo mismo con las magdalenas “La Bella Easo”, cuyo envase de 12 unidades es proporcionalmente más barato que el de 24: 2,88 €/Kg las 12 unidades, frente a 3,07 €/Kg que saldría la docena si compramos 24 unidades.

Conclusión
Aunque esté en contra de lo que la mayoría de nosotros piensa, lo grande no siempre sale más barato. Esta es una prueba más de que resulta absolutamente necesario fijarse bien en los precios de los productos antes de comprarlos y, en este caso, nos podemos ayudar por la referencia al “precio por unidad de medida” que obligatoriamente debe estar presente en todos los artículos.
Ahora ya sabe que no siempre compensa cargar con cajas o paquetes enormes, que tardaremos mucho en gastar, que ocuparán una gran cantidad de espacio en nuestra casa, porque el precio no siempre es tan interesante como podríamos pensar.
Por este motivo la Unión de Consumidores de Extremadura, recomienda a los consumidores, que soliciten las hojas de reclamaciones y denuncien este tipo de prácticas.

Enlace al original en PDF:
http://www.ucex.org/noticias/Notas_prensa/formato_ahorro.pdf

Señores de Carrefour, esto es lo que hay....

En unos dias voy a ver si tengo tiempo y  hago un impreso modelo para reclamar en los hipermercados, donde solo haya que poner los datos del pack tramporro en cuestion y adjuntarlo a las hoja de reclamaciones oficial.

1 comentario:

  1. Estupenda idea el modelo de impreso del pack tramporro.

    Estaría bien otro para los "errores" de precios constantes. Donde venga reflejado (a parte de los datos del error) el hecho de la NO CORRECCIÓN de los precios en días posteriores por norma, la cantidad de ellos que existen y la incomodidad del cliente al tener que reclamarlo en caja central en vez de la propia caja donde nos han facturado. Que refleje que los errores no son tales y que son una práctica de mercado mas en carrefour.

    No me importará llevar una carpetita con dichos documentos cuando haga la compra. Perdida de tiempo y molestias... quizás, satisfacción de hacer lo correcto, no tiene precio. Y con las plantillas, más rápido y cómodo.

    Saludos

    ResponderEliminar