PROACTIVA OPEN ARMS

viernes, 2 de septiembre de 2011

Mercadona / Consum, líderes del mercado por gracia de la competencia.

JOAQUIM CLEMENTE. Hoy Es posible que en materia financiera la Comunidad Valenciana no haya encontrado su lugar en el cielo, pero en cuestión de comercio y distribución es la primera. Los modelos de las dos cadenas de supermercados valencianas se imponen a la crisis y al resto del sector nacional de la distribución con incrementos de ventas y beneficios.


VALENCIA. Con el cierre del ejercicio por parte de El Corte Inglés en su tradicional junta de accionistas del último domingo de agosto, el mapa del sector de la distribución en España en el pasado año quedó finalmente dibujado. Y los datos de las principales cadenas vuelven a arrojar un dato positivo para la economía valenciana: Mercadona y Consum nadan contra la corriente general de caída de facturación y se apuntan crecimientos en ventas y en beneficios muy por encima de sus competidores.

Según los datos del ranking de las empresas de la distribución de alimentación y productos para el hogar elaborado por Indisa (referencia en el sector), de las diez primeras cadenas presentes en España, ya sean locales o multinacionales con filiales en el país, siete han mejorado sus ventas. Pero únicamente tres lo hacen de forma contundente: Mercadona (5,8%), Consum 5,7%) y Lidl (6%).

El resto, o baja -Carrefour, -1,17%, Eroski, -3,05% (sin Caprabo, que cae un 1,46%), Makro, -1,57% y Dinosol, -6,49%- o crece de forma muy modesta: Día (0,22%), Alcampo (que repite en hipermercados y que sube con Sabeco un 1,11%) y Aldi un 1,9%. Los datos de El Corte Inglés, en tanto que grandes almacenes con un negocio distinto, los extrapola Edisa extrayendo la parte del negocio de venta de alimentación, perfumeria y drogería (que estima en un 6% de la facturación de grupo), y le apunta un 1,5% de crecimiento.

El sector de la distribución ha vivido unos años muy convulsos. Ya no se trata solo de la crisis económica y sus efectos en el consumo. La guerra de precios ya se cobró víctimas por el camino al obligar a todas las cadenas a reducir sus márgenes de beneficio. Pero antes incluso, el sector sufrió los efectos de una expansión excesiva en busca de mayor cuota de mercado. El ejemplo más conocido de eso fue la catalana Caprabo, que acabó troceada y vendida. Una parte la compró Consum y la otra Eroski. Precisamente al grupo vasco se le ha atragantado esa operación y ya lleva tres años consecutivos en pérdidas. En el último ejercicio se dejó 85,3 millones.

No son los únicos. La reducción de los márgenes de beneficio sobre las ventas ha tenido efectos notables en empresas tan consolidadas como Carrefour. Las cuentas del gigante francés registraron en junio de este mismo año unas pérdidas de 249 millones, frente a los beneficios del año anterior. Otros, como Dinosol, tuvo que ceder el control a sus bancos acreedores ante la imposibilidad de afrontar su deuda.
Las razones por las que Mercadona y Consum parecen ajenos a esta tendencia -en el último ejercicio la cadena presidida por Juan Roig ganó 398 millones, un 47% más, y la que preside Juan Luis Durich, 34,1 millones, un 11,2% más- hay que buscarla en el propio adn de las dos empresas. Con políticas de expansión controladas, relaciones con sus proveedores muy rígidas, especialmente en el caso de la primera, y unos mercados base consolidados, tanto Mercadona como Consum, pese a la evidente diferencia de tamaño, han desarrollado su modelo de negocio en un ámbito de competencia que les ha llevado a presentar unos formatos de supermercado que se ha impuesto a su competencia.

Durich suele repetir que el modelo actual de supermercados en España se ha forjado en la Comunitat Valenciana. Mercadona y Consum nacieron en paralelo en 1975. Pese a que son estructuralmente muy distintas -la primera es una empresa familiar que creció desde una tienda de ultramarinos, la segunda es una cooperativa de consumo- ambas mantuvieron un tiempo de competencia directa hasta que separaron sus caminos.

La concentración de supermercados en la Comunitat Valenciana, con Mercadona y Consum compitiendo, ha bloqueado incluso los intentos de desembarco que intentaron en su momento Caprabo, con los resultados expuestos, o incluso el propio Eroski tras su ruptura con sus socios valencianos. La fuerte competencia entre ambos en su territorio natural les llevó a diseñar desde estructuras de funcionamiento cada vez más depuradas -los centros logísticos son clave, pero lo son más las innovaciones en las relaciones con los proveedores- hasta redecorar sus supermercados para hacerlos más atractivos.
Sin esa competencia inicial posiblemente la situación actual sería distinta. Consum, visto en perspectiva, tuvo como inconveniente para seguir los pasos de Mercadona su alianza con Eroski, lo que limitó determinantemente su crecimiento en los años en que la cadena de Roig despegaba con fuerza. Ahora, Mercadona tiene un 20,2% de cuota en España, con más de 1.300 tiendas, mientras que Consum alcanza un 2,2%, con 585 tiendas (151 de ellas franquicias). En todo caso, ambas están saneadas, aumentan ventas gracias al margen que les deja no pasar apuros para bajar precios, siguen abriendo tiendas y prevén crecimientos para este año.

Un modelo de distribución surgido de un mercado tan maduro como el valenciano, fruto de la competencia entre ambos, que, en todo caso, también ha dado pie a que otros persigan el negocio, como la tercera cadena valenciana, la creada hace otros 25 años por Juan Fornes y que opera en el mercado valenciano con la marca MásyMás. Tiene un 0,2% de cuota, 109 tiendas y unas ventas de 210 millones. Pequeños, sí, pero se apuntaron un 7,69% de aumento de facturación el año pasado. Y peleando en casa de Mercadona y Consum. Algunos gigantes perecieron en el intento.

Fuente:
http://www.valenciaplaza.com/ver/31638/-Mercadona--Consum---l%C3%ADderes--del-mercado-por-gracia-de-la-competencia.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario