PROACTIVA OPEN ARMS

viernes, 21 de septiembre de 2012

Visto para sentencia el conflicto instado por UGT contra el acuerdo colectivo firmado por Carrefour y sus departamentos sindicales.





Madrid, 18 de septiembre de 2012.
Esta mañana ha tenido lugar, en la Audiencia Nacional, la celebración de la vista por las agresiones que están sufriendo los trabajadores y trabajadoras de Carrefour tras la firma en el seno de la empresa, el pasado verano, de un acuerdo que modificaba las condiciones laborales de la plantilla, sobrepasando todos los límites de la decencia.
A pesar de que Carrefour ha intentado que no se celebrase el juicio, alegando excusas vagas como que no había recibido con el tiempo de antelación necesario la demanda de UGT, el presidente de la sala ha instado a que se siguiera adelante, por lo que la empresa se ha visto abocada, finalmente, a entrar a explicar los términos del acuerdo.
Curiosamente, aquello que entonces alegaba la empresa para llevar a cabo esos "ajustes" en su plantilla, hoy había desaparecido, reconociendo que, ciertamente, la empresa no tiene pérdidas económicas, cuando era esa una de las principales causas que plantearon en su día al Comité de empresa, pese a la fuerte oposición de los sindicatos de clase que manifestábamos durante toda la negociación que eso no estaba documentado, pero que la empresa entendía no debían justificar porque sus fieles amigos paraempresarios ya habían dado su consentimiento a firmar fuera lo que fuera lo que les pusieran delante, no sabemos a cambio de qué.
Por parte de UGT ha quedado demostrado tanto los términos inconstitucionales del acuerdo al discriminar a distintos colectivos de trabajadores debido a su tipo de contrato (total o parcial) o fecha de ingreso en la empresa, así como, el hecho de que la empresa en ningún momento tuvo buena fe negociadora, sino que se limitó a escenificar una burla de negociación, a modo de teatrito, para que quedara el trámite revestido de legalidad pero poniendo de manifiesto el poco respeto que la dirección de Carrefour tiene por sus trabajadores y trabajadoras y, en definitiva, que estamos ante un descuelgue del convenio vigente.
El representante del Comité de la empresa presente como testigo y perteneciente a una de las organizaciones afines a los intereses de la empresa, ha seguido a pie juntillas las directrices que le habían fijado para su declaración, olvidando a quién se supone representa, mientras que los abogados que representaban a esas mismas organizaciones, fasga y fetico, sentados a la vera de su patrón, decían amén a todo lo que la empresa iba señalando.
Pero quizás lo más llamativo ha sido como Carrefour eliminó con ese acuerdo colectivo un derecho reconocido por una sentencia dictada este año por los mismos magistrados que hoy presidían el juicio, y que fue el disfrute de los 5 fines de semana completos que contempla el convenio colectivo para todos los trabajadores y que, ahora, sólo pueden disfrutar aquellos que trabajen más de cinco días de trabajo, porque no olvidemos que Carrefour, como es habitual, pretende estar por encima de ley.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario