PROACTIVA OPEN ARMS

martes, 3 de diciembre de 2013

Carrefour despide en Zaragoza a una discapacitada por “ineficiencia de su rendimiento”

El sindicato aragonés OSTA denuncia que la trabajadora, con una discapacidad física superior al 60%, llevaba años pidiendo que le adaptaran el puesto de trabajo. El pasado 30 de noviembre, Carrefour despidió disciplinariamente a la trabajadora P.A.N., de 54 años y con una discapacidad del 65 %, alegando entre cosas “ineficiencia de su rendimiento”. Según informa OSTA, en la carta de despido acusan a la trabajadora de “debilitado e insuficiente desempeño, ineficiencia de su rendimiento, que origina graves perjuicios organizativos y logísticos y que esto provoca un notable perjuicio a la imagen comercial de nuestro Hipermercado”. Carmen López, representante de OSTA en Carrefour Actur -Zaragoza-, afirma que “llevaba años solicitando una adaptación del puesto de trabajo. Entre el sindicato y la trabajadora hemos presentado multitud de escritos a la empresa y una denuncia en Inspección de Trabajo, además de un acto de conciliación en el SAMA en el que no se solucionaron los problemas”. Carmen López también ha informado de una sanción grave a otra trabajadora discapacitada, en las mismas fechas y con motivos parecidos.

El 13 de Julio de 2011 solicitó una adaptación de la jornada de trabajo en base a un dictamen de la mutua, ya que a la trabajadora le hacían trabajar más horas seguidas de las recomendables para su discapacidad. El 24 de noviembre de 2011, solicitaron una pistola de códigos de barras, una banqueta y un espejo, tres elementos para reducir el riesgo de que la trabajadora tuviese que coger bajas una y otra vez, como estaba pasando. En mayo del 2012 la propia trabajadora denunció ante Inspección de Trabajo porque “no habían solucionado nada”, explica Roberto Seral, de la Federación de Servicios y Afines de OSTA. “A la vez que la denuncia, solicitamos a la empresa un estudio ergonómico de su puesto de trabajo, y no han hecho caso. Ni le han cambiado de puesto de trabajo ni se lo han adaptado. La respuesta ha llegado en forma de despido”. En mayo de 2013, la trabajadora presentó otros tres escritos a la empresa sin que haya tenido respuesta.

La trabajadora ha declarado que considera el despido “muy injusto y desproporcionado. Nunca me han amonestado ni llamado la atención, y de repente me echan a la calle”. Muy afectada, afirma que “me he comprometido siempre con la empresa, les he dado tiempo para que solucionaran estos temas y he trabajado todo lo que he podido. Mis limitaciones físicas las compenso con mayor esfuerzo, y sobre todo con amabilidad, buena atención y fidelización de clientes, y evitando descuadres de caja. Mi objetivo ahora es la readmisión. Han atacado mi reputación y como trabajadora responsable que soy, quiero que quede constancia y prueba de ello”. Tiene clara cuál hubiese sido la solución, “un simple espejo hubiera evitado que cogiese la baja, pero alegaron que era muy caro”. La responsabilidad de esta cajera de Carrefour llega a tal punto que asegura haber trabajado con collarín el día de nochebuena de 2012 “debido a una recaída y por miedo a que me despidiesen”. Cinco meses después, en mayo de este año, “no pudo más y tuvo que permanecer de baja hasta octubre, para después ser despedida”, afirman desde OSTA.
La empresa modificó las cajas en mayo de este año, poniendo pistolas de códigos de barras, una de las cuestiones que había solicitado, pero ni siquiera ha tenido tiempo de trabajar con ellas debido a que desde ese mes ha permanecido de baja. Además, según dicen desde OSTA, “en el despido dicen que ha trabajado mal desde enero a octubre, y esto es falso, ya que ha estado la mitad del tiempo de baja. Da la sensación de que lo que quieren es quitársela de en medio”.

Desde OSTA califican el despido como “injusto y cruel” y afirman que van a emprender acciones legales y las protestas “que hagan falta” hasta que readmitan a la trabajadora. Recuerdan, como así consta en su contrato, que Carrefour sabía desde un principio de que era una trabajadora discapacitada. “En la empresa sabían de sus limitaciones, de su discapacidad a causa de un accidente de tráfico y por ser asmática, lo cuál agrava su recuperación por no poder tomar ciertos medicamentos” y acusan a la cadena de supermercados de “inhumanos e insolidarios”.

Aquí se demuestra la verdadera cara de estos supermercados, ya que a la vez que publicitan a bombo y platillo que donan comida a ONG´s y similares, despiden trabajadores discapacitados en aras de la eficiencia. Por ello, el sindicato aragonesista va a notificar ante Delegación de Gobierno la convocatoria de al menos tres concentraciones, siendo la primera de ellas el próximo domingo 15 de diciembre en las puertas del Centro Comercial Carrefour situado en el barrio del Actur. Por último, Roberto Seral pide a la ciudadanía aragonesa que “si Carrefour no ha tenido responsabilidad social, que sean los consumidores quienes la tengan, y por ello nadie debería comprar en Carrefour estas navidades. Nosotros vamos a pelear porque todo el mundo se entere de que dándole beneficios a Carrefour están contribuyendo con la injusticia social, lo contrario a lo que nos quieren hacer creer”.

Fuente: 

4 comentarios:

  1. que esperaban de cutrefour?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carrefour QUE YO SEPA no es una ONG.

      Eliminar
  2. la gente no debería opinar de algo sin saber con certeza todas las cosas. Se está siendo injusto con carrefour. Hay que ver las cosas desde dentro no solo las apareciencias que quieren hacer ver los medios de comunicación y sindicatos.

    ResponderEliminar
  3. BAYA VERGUENZA DE SITIO, AORA SUMA Y SIGUE PRETENDE ADJUDICAR LA LIMPIEZA A SERLIMAT ESPAÑOLA QUE DESPIDE Y ABUSA DE LOS TRABAJADORES DEL CENTRO COMERCIAL GRANCASA.
    COMPAÑEROS VAMOS A TENER QUE IR A CONCENTRARNOS.....

    ResponderEliminar