jueves, 13 de julio de 2017

Carrefour culpa a la mala gestión del franquiciado en la primera de una decena de querellas que la acusan de estafa.

El querellante pedirá al juez que declare el director general en España de la multinacional francesa, Ignacio Cobo
El franquiciado trabajó antes durante 30 años para la compañía
Carrefour tiene en curso también una veintena de demandas civiles por el mismo motivo


Un directivo de Carrefour ha acudido este miércoles como imputado en la primera de una decena de querellas por estafa, coacciones y amenazas que han interpuesto otros tantos de sus franquiciados en juzgados de toda España. A la espera de que todas ellas se acumulen en el Juzgado de Instrucción número 11 de Madrid, su titular ha celebrado la primera vista, en la que el querellante es un extrabajador de Carrefour durante 30 años que se arruinó tras tres años y medio de gestionar un supermercado en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona).

El ejecutivo, responsable de las franquicias de proximidad de la enseña francesa, Jesús Bermejo, ha culpado a la mala gestión del franquiciado, Manuel Ramírez, del cierre del establecimiento. Según han explicado a infoLibre fuentes del caso, Bermejo aseguró que el franquiciado “no respetaba la política de la empresa y tenía la tienda sucia”. Por su parte, una de las trabajadoras del supermercado declaró que las cuentas no salían “desde el primer momento”, y que pidió soluciones y ayuda a Carrefour, pero no obtuvo ninguna. El juez, por su parte, reclamó a la empresa de distribución que justificara sus acusaciones contra el franquiciado aportando las comunicaciones internas entre ella y el empresario, así como los requerimientos que Carrefour le hubiera hecho por esa gestión irregular. También deberá probar que el franquiciado recibió formación durante tres semanas en una tienda de Gandía (Valencia) tal como afirma la marca, pero niega el empresario de L’Hospitalet.

Según el directivo, Carrefour prolongó la mala situación del supermercado durante más de tres años por el hecho de que el franquiciado era un antiguo trabajador de la compañía. Según el querellante, parte de su finiquito como empleado constituyó la ayuda para abrir el establecimiento cuando se le advirtió de que iba a ser despedido. Además, tuvo que reunir 300.000 euros de financiación, explica su abogada, Marian Reyes. “Ahora, tras perder 150.000 euros, Carrefour le ha ejecutado el aval que tuvo que firmar al abrir el supermercado y ha perdido su casa”, lamenta.

Para el juicio, el franquiciado había reclamado la declaración de tres directivos de Carrefour, pero sólo acudió Jesús Bermejo. De modo que la abogada va a solicitar ahora al juez que acudan también el ejecutivo que firmó el contrato con Manuel Ramírez y el director general de Carrefour en España, Ignacio Cobo.

También demandas civiles

Jesús Bermejo aseguró al juez que desconocía la existencia de otras querellas contra su empresa por problemas con los franquiciados. Pero lo cierto es que ya se tramitan una veintena de demandas civiles, además de la decena de querellas criminales. En total, asegura el despacho de abogados Themis, los franquiciados de Carrefour Express reclaman a la multinacional más de 46 millones de euros, entre medio millón y un millón de euros por afectado.

Unos 80 franquiciados de Carrefour Express han denunciado al grupo de distribución por engañarles en los contratos que, según, explican, incluían información falsa sobre el negocio. De ellos, 61 han conseguido ya acuerdos extrajudiciales que han supuesto la condonación de la deuda que mantenían con la empresa e incluso una indemnización de entre 300.000 y 500.000 euros cada uno. El resto es esa veintena que sigue adelante con sus procedimientos en los tribunales. Es decir, Carrefour ha pagado ya entre 18 y 30 millones de euros para zanjar los conflictos con sus franquiciados.

La compañía francesa, por su parte, niega tener constancia de ninguna denuncia, y menos aún de esos acuerdos extrajudiciales.

Inversión cuantiosa, consentimiento viciado

Para abrir un Carrefour Express, un franquiciado debe hacer una inversión cuantiosa, medio millón de euros. Aunque no paga canon de entrada sí que tiene que hacer frente más tarde a un conjunto de cánones diversos, que pueden suponer hasta 15.000 euros mensuales: un canon logístico –un porcentaje de la facturación, que puede suponer unos 8.000 euros–, un canon informático –por el software– y un canon de enseña–otro tanto por ciento–. Los franquiciados de Carrefour con los que ha hablado este periódico explican que, después, carecen de control alguno sobre los pedidos. “Te facturan por cosas que no pides”, se quejan.

En consecuencia, alegan los franquiciados, su consentimiento en el contrato estaba “viciado” por un “proyecto previo de negocio falso y una previsión de ventas irreal”.

En los últimos cuatro años, Carrefour Express, la enseña de supermercados de proximidad del grupo francés, ha abierto 238 nuevas franquicias y cerrado 98, el 41%, según las cifras facilitadas por Themis Abogados. El grupo precisa que en estos momentos tiene abiertos un total de 550 supermercados Carrefour Express.


 Podéis seguirnos y contactar en RRSS
Síguenos en facebook Síguenos en Google+ siguenos en Twitter sígueme en Instagram sígueme por Correo

4 comentarios:

  1. Una vergüenza de empresa si hace eso con gente que trabajo más de 30 años que esperas que haga con sus clientes .
    En Francia ya les esta pasando factura por ser uno de los más caros aquí, en un país de corruptos que nos da igual que nos roben,estas empresas campan pero que muy bien.

    ResponderEliminar
  2. El método de Carrefour:
    En estas diez denuncias, que ya han sido registradas oficialmente -la última de ellas, esta misma semana- y a las que ha tenido acceso Efe, los abogados de la acusación (Despacho Themis) esgrimen que la firma utiliza un "modus operandi" muy similar en todos los casos.
    En algunos de estos casos, también se acusa a Carrefour de los delitos de coacción, amenazas y maltrato psicológico.
    http://www.expansion.com/empresas/distribucion/2017/07/13/59676cc0468aeb8d1e8b4635.html

    ResponderEliminar
  3. Una de las cosas que hace Carrefour es que está obligando a sus franquiciados a tener unos proveedores determinados en exclusiva, con precios fuera de mercado.
    Los franquiciados no pueden cambiar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta claro que el negocio es para el.

      Eliminar